Cuando los pequeños corazones laten en triatlón

Martes, 02 Mayo 2017

Ya va llegando la hora. Ya casi se oyen sus gritos, sus prisas, sus ansias, sus sonrisas…

Ya estamos en mayo. Ya huele a agua, a sol, a primavera, a calor, a flor próximamente caduca, a calle alborotada.

Ya comenzamos a sumergirnos en meses donde nuestro deporte toma especial protagonismo sobre todos los demás. Ya vamos tomando la calle.

Y como en un ritmo de tres por tres, los niños, los menores se muestran ya impacientes por quitarse los nervios prematuros mientras nadan, recuperan el aliento mientras van en bici para volver a perderlo en la final carrera a pie hasta llegar exhaustos a meta como si les fuese la vida en ello. No se puede controlar, esto es así. Ellos son así. La pasión, como ocurre en muchas ocasiones, doblega a la razón.

Y comienza el circuito andaluz de triatlón de menores de Andalucía en la milenaria, marinera, valiente, aventurera y decana Huelva. Una vez más, y ya van siete, la vieja y eterna Onuba se complace y engalana para recibir a estos pequeños corazones pero grandes almas. Bienvenidos sean todos.

Atención, se ruega silencio. Vayan tomando nota: Triatletas a sus puestos, jueces en sus posiciones, padres guarden silencio y respeto a partes iguales... El espectáculo va a empezar

El próximo domingo 7 de mayo, a partir de las 11 de la mañana, volveremos a disfrutar por las calles de Huelva de la ilusión, esfuerzo y ganas de unos cuerpos pequeños en tamaño por su párvula edad pero grandes, inmensos en energías, ilusión, nervios, ánimo y felicidad… en pasión por el triatlón.