Se cumplen 20 años desde que el sevillano José María Merchán participó en los primeros Juegos Olímpicos para el triatlón

Martes, 22 Septiembre 2020

Han pasado 20 años desde que José María Merchán se convirtiese en el primer y único triatleta andaluz en alcanzar este sueño en unos juegos en los que el triatlón se estrenaba como deporte olímpico. En el vigésimo aniversario de esta hazaña, José nos ha concedido la siguiente entrevista.

¿Cómo fueron tus comienzos en este deporte?

Empecé nadando en los cursillos de verano porque mi abuela me daba un bocadillo de queso al salir de la piscina y eso me motivaba, pero ya en la segunda semana me pasaron al grupo de los mayores. Al terminar la campaña de verano hablaron con mis padres para que me apuntaran a natación en el Club Natación Sevilla y a partir de ahí empecé a competir a nivel nacional, momento en el que decidí ir a Madrid con el Club Natación Canoe como nadador, pero se cruzó en mi camino Felipe Gutierrez  y me propuso hacer triatlon porque me veía cualidades o algo vería (ha sido un Padre para mí). Fue una locura, pero cada día doy gracias por haberla aceptado.

A la hora de competir, ¿cómo planificas cada segmento de prueba?

Las semanas previas analizo la competición por segmentos (temperatura, dureza, perfil, terreno...) e intento adaptar mi rutina de entrenamiento a lo que me voy a encontrar e incluso intento analizar a mis rivales y la carrera que se puede dar.

El día previo me encanta visualizar recorrido y situaciones de carrera, es como correr mentalmente.

Intento mantener las mismas costumbres porque como siempre les digo a mis deportistas da igual el nivel de cada un@, lo importante es dar el 100%.

Han pasado 20 años desde que participaste en los Juegos Olímpicos de Sídney 2000, ¿qué se siente al ser el único triatleta andaluz que ha logrado este sueño?

Siento que para mi fue un sueño hecho realidad y que mereció la pena todo el sacrificio, no sólo mío, sino el de mi familia y entrenadores.

Siento que no tendré tiempo en la vida para agradecer a mi familia y al triatlón todo lo que me ha dado y me da.

¿Cuál es tu mejor recuerdo de aquella experiencia olímpica?

En general todo, pero lo más importante fue que después de muchos años de trabajo se consiguió que el triatlón fuese olímpico y la cara de todas las personas que ese día estaban presentes (jueces, autoridades, entrenadores, deportistas y público), es algo indescriptible.

Del día de la competición, lo que más recuerdo es el pasillo antes del pontón de salida a cada uno de los deportistas conteniendo sus emociones y sus lágrimas de satisfacción.

¿Cómo fue tu evolución como triatleta a raíz de esos Juegos Olímpicos?

Cuando empecé a practicar triatlón las pruebas se celebraban sin drafting y al tener una buena natación y bici me defendía corriendo para hacer un buen papel, pero a partir de que el triatlón fuese propuesto para la olimpiada se modificaron las normas y desapareció la norma sin drafting. A partir de ahí muchos triatletas tuvieron que modificar sus planteamientos de entrenamientos, visualización y físico para adaptarse al nuevo formato. Por ejemplo, en mi caso en particular pasé de pesar casi 78kg a 65k, ya que ese cambio era fundamental para correr rápido.

¿Qué es lo que más echas de menos de la competición profesional?

Sinceramente nada, creo que cada etapa tiene su tiempo y yo la disfruté al 100% como hago ahora en la que me encuentro.

Si tuviese que decir algo, los viajes, pero ni eso porque ahora en lugar de ir en avión viajo en furgoneta  jajaja.

Como expresidente de la Federación Andaluza de Triatlón, ¿cómo consideras que ha sido la evolución del triatlón andaluz en los últimos años?

Ha sido una evolución espectacular, una de las cosas que más orgulloso me siento como expresidente es el conseguir unir a todas las provincias y delegaciones para trabajar en equipo y con un objetivo claro: crecer,  la creación de los programas en las escuelas y la creación del centro de tecnificación eran cosas que no teníamos y eran necesarias para nuestro crecimiento.

¿Con qué tipo de lesiones has tenido que lidiar a lo largo de tu carrera profesional?

Han sido unas cuantas, pero la que más me marcó positivamente en mi vida fue una rotura de clavícula en el Campeonato de Europa de Madeira, 9 meses antes de los Juegos Olímpicos. Me hizo sacar lo mejor de mí a nivel físico y mental para recuperarme en 15 días e intentar seguir luchando por la clasificación olímpica. No tengo dudas de que esa lesión me hizo mucho más fuerte.

 ¿Cómo es tu rutina deportiva a día de hoy?

Mi rutina se adapta mucho a mis deportistas, no tengo una planificación establecida para mí, sino que intento hacer la del deportista que más necesita que esté a su lado. A veces tengo que ir muy muy rápido y otras algo más despacio, pero me encanta poder ayudar a que ellos y ellas puedan mejorar, y así me voy poniendo en forma.

¿Cuáles son tus objetivos deportivos a medio y largo plazo?

Pues todo lo adapto a lo que vayan haciendo mis deportistas y si mi club el ADS necesita que les eche un cable y estoy bien pues allí voy, pero sobre todo intento estar donde van mis deportistas de Credus y mi pareja Nieves, no concibo disfrutar sin estar rodeado de los que más quiero.